sabes de sobra, que mis silencios son los gritos mas desgarradores del mundo entero.

Era una noche extraña. Ella no sabía nada. Él lo sabía todo. Los árboles seguían frescos fuera de la habitación. Hacía viento, las hojas caían. A ella el ombligo le hacía cosquillas, y eso era malo, porque significaba que no debía confiar. Entonces empezó a jugar… si se mueve aquella rama le diré que si, si se mueve la de más hacia la derecha le diré que sí pero que otro día. Su futuro calló en manos del azar. Y allí es donde comenzó su propia aventura, la que siempre de niña quiso tener. La de los cuentos que son infinitos porque siempre puedes volver a empezar. Casi sin atreverse le preguntó: -¿alguna vez has sentido ese frío raro en la nuca, como si alguien te soplara desde el más allá?. El le contestó: Sabes de sobra que no creo en la magia. Ella se levantó de su lado de la cama y abrió la ventana, su espíritu voló lejos de esas cuatro paredes, y detrás de él, todo lo físico que quedaba en ella.  Por confiar y por creer en ti. Tuve que morir, le susurró. Pero volví a comenzar el cuento, había elegido mal el camino; sabes de sobra, que mis silencios son los gritos mas desgarradores del mundo entero.

Pinkuhyo y Mitsui

Acerca de 365ideas563

Industrial Engineer , MBA innovation , developer android
Esta entrada fue publicada en Textos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Me interesa tu idea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s